El clima es una “amenaza mortal”

15 de mayo de 2006. La organización humanitaria Christian Aid advirtió que más de 180 millones de personas, sólo en África, podrían morir como resultado del cambio climático antes del fin del presente siglo.

Las inundaciones, hambrunas y sequías causadas por el clima, así como los conflictos consecuencia de la lucha por recursos, podrían revertir recientes avances en la reducción de la pobreza, agregó el organismo.

En un informe dado a conocer este lunes, Christian Aid indica que los países ricos deben ayudar a los más pobres en la adopción de fuentes de energía que no sean combustibles fósiles, como por ejemplo, la energía solar.

Con el título “El clima de la pobreza: Datos, Temores y Esperanza”, el informe fue divulgado en momentos en que unos 190 países se reúnen en Bonn, Alemania, para discutir el cambio climático.

El documento lanza un llamado a las naciones ricas para que reduzcan drásticamente sus emisiones de carbono.

Energía limpia

Christian Aid resaltó que en Kenia la sequía ha provocado enfrentamientos por la disputa de los abrevaderos, y en Bangladesh el derretimiento de aguas en las Himalayas ha ocasionado inundaciones, por lo que las familias se han tenido que desplazar de sus casas.

La organización asegura que los hogares africanos podrían cambiar a fuentes de energía limpias y renovables, como la solar, eólica e hidroeléctrica por menos de lo que les cuesta el combustible.

“El cambio climático está ocurriendo e inevitablemente continuará”, agrega el documento.

El autor del informe, John McGhie, dijo que por US$50.000 millones, todos los países ubicados al sur del desierto de Sahara podrían ser convertidos en economías generadas por energía solar.

“Y exactamente US$50.000 millones es la misma cantidad que actualmente el continente tendría que pagar por más combustibles derivados del petróleo”, añadió.

Fuente: BBCMundo.com