Rusia: aumentan ataques racistas

15 de junio de 2006. Un informe oficial sobre ataques racistas en contra de extranjeros en Rusia reveló que ha habido un aumento significativo en los últimos meses.

El ministro del interior ruso, Rashid Gumarovich Nurgaliyev, indicó que en los primeros seis meses del año se habían contabilizado 6.000 crímenes de este tipo, lo cual representaba un incremento de un tercio en comparación con el año pasado.

Muy pocos de los extranjeros que viven en ese país ponen en duda el aumento de la xenofobia y la violencia motivada por esta razón.

De acuerdo al corresponsal de la BBC en Moscú, las personas con piel oscura se sienten cada vez más inseguras en las grandes ciudades rusas, particularmente en San Petersburgo, tras el incremento de golpizas fatales, puñaladas y ataques con armas de fuego.

Tanto el gobierno como las organizaciones internacionales de derechos humanos han estado monitoreando la situación. Y las autoridades han asegurado que están elaborando nuevas leyes para enfrentar el problema.

Incredulidad

Pero el analista en temas rusos de la BBC, Steven Eke, comenta que grupos anti-racistas cuestionan la sinceridad del gobierno de Rusia y que hay quienes incluso sugieren que la policía y el sistema criminal de justicia de ese país están pasando por alto la situación.

“Públicamente los funcionarios rusos condenan el racismo. Pero a principios de esta semana una organización no gubernamental publicó un informe que alegaba que la Policía de Tránsito en Moscú dirigía sus chequeos a grupos étnicos minoritarios, basándose tan solo en su apariencia”.

Eke también explica que las dudas con respecto a la posición de las autoridades rusas se basan en el hecho de que, aparentemente, las leyes existentes contra el odio racial no se cumplen. Y es que la semana pasada salió a la luz pública una conferencia realizada en Moscú sobre revisionismo histórico que contó con la presencia de neonazis y un ex-líder del Ku Klux Klan.

“Aparentemente ninguno de los participantes extranjeros, algunos de ellos fugitivos en sus países de origen, tuvieron problemas para obtener las visas. Las autoridades tampoco intervinieron para evitar que los invitados participaran en el evento con temas explícitamente racistas y antisemitas”, añadió Eke.

La publicación de este informe coincide con la llegada a la capital rusa del relator de racismo y xenofobia de las Naciones Unidas, Doudou Diene, quien podría presentar un documento que pondría al gobierno en una situación difícil.

Fuente: BBCMundo.com