Israel impone bloqueo a El Líbano

Israel informó que está imponiendo un bloqueo marítimo y aéreo sobre El Líbano.

Las fuerzas militares israelíes indicaron que el bloqueo es parte de sus esfuerzos por evitar la transferencia de armas a los militantes de Hezbolá, cuya captura de dos soldados israelíes desató una ofensiva de ese país el miércoles.

La radio del ejército israelí informó el jueves que buques de guerra de esa nación entraron a aguas territoriales libanesas.

Previamente, la fuerza aérea israelí había lanzado tres misiles contra la principal vía de acceso al aeropuerto internacional de Beirut.

La terminal aérea se encuentra cerrada y todos los vuelos a la capital libanesa han sido desviados.

Las acciones forman parte de la mayor campaña aérea israelí en El Líbano en más de 20 años.

Repercusiones internacionales

Francia y Rusia calificaron de desproporcionada la respuesta israelí en El Líbano, informa el analista de la BBC para asuntos internacionales, Nick Childs.

Agrega que en las capitales mundiales hay alarma ante el riesgo de escalamiento del conflicto, especialmente debido a la coyuntura de un gobierno israelí recién elegido y sin mucha experiencia, lidiando con una crisis en dos frentes simultáneos.

Por su parte, el analista de la BBC para Medio Oriente, Roger Hardy, sostiene que existe el peligro claro de que otros poderes regionales como Siria e Irán también se vean involucrados.

No obstante, funcionarios estadounidenses urgieron a las partes a actuar con moderación.

Kim Ghattas, corresponsal de la BBC en la ciudad, informó que “el sonido de los aviones así como el de los bombardeos puede escucharse en Beirut y sus calles están casi desiertas”.

En el sur de ese país, se informó que más de 20 civiles murieron por los bombardeos israelíes y docenas resultaron heridos.

El primer ministro de Israel, Ehud Olmert, había recibido previamente el espaldarazo oficial de su gabinete para “actuar con la apropiada severidad en respuesta a este ataque”.

El comunicado del gabinete también se hizo eco de una declaración anterior de Olmert, y afirmó que “Israel considera al gobierno soberano de El Líbano como responsable por la acción (…) y por el seguro retorno de los soldados secuestrados”.

Pero el primer ministro libanés, Fuad Siniora, rechazó estas declaraciones y afirmó que no había tenido idea alguna de los planes del grupo islámico.

Preocupación

Tanto el Secretario General de la ONU, Kofi Annan, como portavoces de la Unión Europea y del gobierno de Estados Unidos urgieron al grupo militante islámico a que entregue los soldados secuestrados.

Pero la escalada militar de las últimas horas y el emplazamiento político de ambos lados hace temer por la inminencia de una ofensiva militar a gran escala.

El operativo israelí en El Líbano le ha costado a las fuerzas armadas de Israel la muerte de siete de sus soldados.

Según el enviado especial de la BBC, Nick Thorpe, quien se encuentra en el pueblo fronterizo de Zarit, este fue “el peor día para el ejército israelí en mucho tiempo”.

Respuesta de Hezbolá

Entretanto, el dirigente de Hezbolá en el Líbano, Hassan Nasrallah, insistió en que los soldados sólo serán devueltos si hay un intercambio de prisioneros.

Hezbolá busca la liberación de presos palestinos, libaneses y de otros países árabes que se encuentran en cárceles israelíes.

Nasrallah aseguró que si Israel quiere agudizar la crisis, sus fuerzas estaban listas para el enfrentamiento.

El dirigente islámico afirmó que al final Israel se verá forzado a negociar.

“Mi mensaje a los hermanos palestinos: que tengan más paciencia, firmeza y resistencia. Lo que sucedió hoy en El Líbano podría abrir una puerta para encontrar una solución a la crisis en Gaza”, declaró Nasrallah.

Gaza

Y mientras en su frontera norte Israel intensificó sus acciones militares, al sur, en la Franja de Gaza, se produjo otra ofensiva.

Aquí, el gobierno de Ehud Olmert ha estado tratando de conseguir la liberación de otro soldado israelí, Shalit Gaza, de 19 años, quien fue secuestrado por extremistas palestinos hace dos semanas.

Portavoces palestinos aseguraron que por lo menos 23 personas murieron en lo que consideran el peor día de combate.

Un bombardeo israelí dirigido al edificio donde se encontraba el líder del ala militar de Hamas, Mohammed Deif, mató a siete niños y a sus padres.

Deif mismo resultó herido.

Arrogancia

El canciller palestino, Mahmud al-Zahhar, urgió a Israel a escuchar y a cambiar de actitud.

“Lo que se necesita es que Israel piense con una dosis de sabiduría y que se aleje de su arrogancia, la arrogancia del poder”, comentó Zahhar.

Más de 80 palestinos y un soldado israelí han muerto desde el inicio de la ofensiva israelí aquí hace dos semanas.

Según Nick Thorpe, de la BBC, “una vez más Israel ha sido emplazado a intercambiar prisioneros, primero por los militantes en Gaza y ahora por Hezbolá en el Líbano. En ambos casos, el gobierno israelí optó por una respuesta militar”.

Fuente: BBCMundo.com