¿Genocidio en Darfur?

La crisis humanitaria en la región sudanesa de Darfur representa un gran desafío para la comunidad internacional.

El gobierno de Sudán ha rechazado una propuesta de Naciones Unidas de enviar una fuerza de paz a Darfur, donde han muerto cientos de miles de personas y dos millones han sido desplazadas de sus hogares en los últimos tres años.

Diversas organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos, el Congreso de Estados Unidos y el ex secretario de Estado estadounidense Colin Powell han utilizado el término “genocidio” para describir lo que está ocurriendo en Darfur.

De conformidad a la Convención de Naciones Unidas para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, la comunidad internacional está obligada a intervenir en casos de genocidio.

Sin embargo, un equipo de la ONU enviado a Sudán determinó que, aunque se habían cometido crímenes de guerra, no hubo la intención de cometer genocidio.

Participe: ¿intervenir o no intervenir?

¿Qué ha pasado?

El conflicto armado comenzó a principios de 2003, cuando un grupo rebelde de Darfur comenzó a atacar objetivos gubernamentales.

Los rebeldes acusaban al gobierno -dominado por los árabes del norte del país- de oprimir a la población negra de Darfur.

Milicias árabes, conocidas como Janjaweed, respondieron lanzando ataques contra la población negra.

Diversos grupos de defensa de los derechos humanos aseguran que estas milicias han contado con el apoyo del gobierno para llevar a cabo una campaña de limpieza étnica, destinada a expulsar a la población negra de grandes extensiones de tierra.

Históricamente, el acceso a tierras y áreas de pastoreo en Darfur ha generado disputas entre los árabes nómadas y los agricultores negros de los grupos étnicos Fur, Massaleet y Zagawa.

¿Qué es el genocidio?

El término fue acuñado por Rafael Lemkin, un asesor polaco del tribunal de crímenes de guerra de Nuremberg, después de la Segunda Guerra Mundial.

Definición de Genocidio: Actos perpetrados con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso

La Convención de Naciones Unidas para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, adoptada en 1948, define al genocidio como actos “perpetrados con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso”.

Según el documento, estos actos pueden ser cualquiera de los siguientes: “a) matanza de miembros del grupo; b) lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo; c) sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física total o parcial; d) medidas destinadas a impedir los nacimientos en el seno del grupo; e) traslado por fuerza de niños del grupo a otro grupo”.

Según la ONU, no sólo será castigado el delito de genocidio, sino también “la asociación para cometer genocidio; la instigación directa y pública a cometer genocidio; la tentativa de genocidio (y) la complicidad en el genocidio”.

Castigos

La convención prevé castigos para las personas que hayan cometido genocidio, “trátese de gobernantes, funcionarios o particulares”.

Sin embargo, el genocidio es muy difícil de probar como responsabilidad criminal individual.

“En parte, es por eso que se han presentado un gran número de acusaciones de genocidio desde 1948, pero muy pocas personas han sido halladas culpables de ese delito”, explicó, en un reciente artículo publicado en BBC Mundo, el jurista Gerry Simpson, profesor de Derecho Público Internacional de la London School of Economics.