Turquí­a: “lección para los enemigos del islam”, dice asesino de los tres cristianos evangélicos

Tres personas resultaron muertas y una herida de gravedad, este miércoles 18 de abril, en un ataque armado contra la editorial “Zirve”, que publica Biblias y otros libros de temática cristiana en la ciudad de Malatya, en el este de Turquía. Uno de los asesinos detenidos dijo que el crimen «debería ser una lección para los enemigos de nuestra religión».

Las víctimas, atadas de manos y pies, fueron torturadas y encontradas degolladas en la oficina de la editorial hacia la 13.30 hora local del miércoles 18 de abril. Una de las tres víctimas falleció tras el ingreso en el hospital debido a la gravedad de sus heridas. La autopsia de las víctimas ha relevado que una de ellas murió tras recibir más de cien cuchilladas, que en forma de tortura sistemática le aplicaron a todo el cuerpo.

Dos de los tres cristianos fallecidos son de nacionalidad turca, mientras que el tercero es de nacionalidad alemana, Tilman Ekkehart Geske, quien vivía en Turquía desde 2003. Era traductor y tenía 46 años. El embajador alemán, Eckart Cuntz, ha realizado las gestiones para darle cristiana sepultura en Turquía, tal y como es el deseo de su familia. Respecto a los otros dos fallecidos, de nacionalidad turca, fueron enterrados este viernes 20 de abril.

PERDÓN AL ASESINO
Susanna Geske, la esposa del ciudadano alemán asesinado, aseguró el pasado viernes 19 de abril que «como cristiana» ha «perdonado a los asesinos», y agregó que se quedará a vivir en Malatya, junto con sus tres hijos.

“Zirve” fue fundada en 2001 por tres misioneros protestantes; y se dedicaba a la publicación de libros de arte, ciencia y religión de carácter cristiano.

En Turquía viven unos 5.000 cristianos protestantes, de los cuales la mayoría (un 60%) son musulmanes conversos, lo que está muy mal visto por la sociedad turca.

INVESTIGACIONES
Una cuarta persona se encuentra hospitalizada en estado muy grave, tras saltar desde la ventana del segundo piso donde se encontraba la editorial. El ministro del Interior turco, Abdulkadir Aksu, aseguró que ese herido era considerado por la policía como uno de los que había participado en el ataque.

La policía ha detenido hasta ahora a varios jóvenes, de entre 19 y 20 años, presuntos miembros de la Fundación Islamista Ihlas de Malatya.

Los detenidos han declarado que están «listos para matar» y que lo hicieron «por nuestra religión, que está en peligro», señala la prensa local. Uno de ellos dijo que el crimen «debería ser una lección para los enemigos de nuestra religión».

Fuente y más información: ACPress.net