El nuevo jefe del Pentágono e Israel

Aunque hasta ahora el gobierno israelí ha mantenido silencio oficial por la controversia que se está gestando en Washington ante la designación realizada por el Presidente de Estados Unidos del nuevo secretario de Defensa Chuck Hagel, cuyo historial es objeto de escrutinio en el Estado judío, algunas voces no ven con buenos ojos la nominación del ex senador republicano.

El presidente del Parlamento, Reuven Rivlin, dirigente del Likud -el partido de Netanyahu- dijo que “debido a las declaraciones de Hagel en el pasado y su posición hacia Israel, estamos preocupados. La concepción que tiene sobre la estrategia norteamericana en el mundo debe suscitar inquietud en Israel, aunque en ningún caso miedo”, según recogen medios como el Diario El Mundo.

Agregó que “la cooperación estratégica entre EEUU e Israel es muy estrecha y una sola persona no fija la política”.

Benjamin Netanyahu, que se encamina a la reelección en los próximos comicios en Israel, ha tenido una complicada relación con Obama, quien logró un segundo mandato en noviembre.

Israel, que recibe alrededor de 3.000 millones de dólares al año de Estados Unidos en subvenciones de defensa, ha desafiado en ocasiones al gobierno de Obama al amenazar con una guerra preventiva contra el polémico programa nuclear iraní, en momentos en que las potencias mundiales continúan dialogando con Teherán.

Obama también ha criticado los asentamientos realizados por el gobierno de Netanyahu en el ocupado territorio de Cisjordania, algo que los palestinos culpan por los dos años de estancamientos en las negociaciones con Israel.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán dijo hoy que espera que el nombramiento de Hagel cambie la política estadounidense y permita que Washington sea “más respetuoso de los derechos de las naciones”.

“MALA NOTICIA”

El diario pro-Netanyahu Israel Hayom citó hoy a un funcionario no identificado del gobierno diciendo que la elección de Hagel era una “muy mala noticia” y agregó que “está claro que no va a ser fácil con él” las relaciones con Washington.

El funcionario sugirió que tener a Hagel en el Pentágono permitiría a Obama “jugar al policía bueno con Netanyahu”.

Muchos republicanos dicen que Hagel, quien dejó el Senado en el 2008, se ha opuesto en ocasiones a los intereses de Israel. Hagel votó repetidamente en contra de las sanciones de Estados Unidos contra Irán e hizo comentarios despectivos sobre la influencia de lo que calificó como un “lobby judío” en Washington.

Hagel intentó el lunes repeler las acusaciones al decir al periódico The Star Lincoln Journal que tiene un historial de “apoyo inequívoco y total para Israel”, y recalcó que ha dicho “muchas veces que Irán es un estado patrocinador del terrorismo”, apuntó Reuters.

Fuente: laTercera.com