Date una tregua ¡pero no claudiques!

Si en la lid el destino te derriba;

Si todo en tu camino es cuesta arriba,

Si tu sonrisa es ansia insatisfecha,

Si hay faena excesiva y vil cosecha,

Si a tu caudal se anteponen diques…

Date una tregua ¡pero no claudiques!.

– Rudyard Kipling