Tensa situación en Somalía

Este viernes se desataron disturbios en la población de Baidoa, luego de que un ministro del gobierno de transición de Somalia, Abdallah Isaaq Deerow, fue ultimado a balazos cuando salía de una mezquita.

Cientos de personas salieron a las calles de Baidoa a protestar, quemando llantas y saqueando tiendas.

Según informa el editor para África de la BBC, Martin Plaut, la muerte del funcionario tuvo lugar en momentos en que grandes cantidades de armas están llegando al país, llevando a temores de un conflicto a gran escala entre las fuerzas gubernamentales y milicias leales a la Unión de Cortes Islámicas, organización que controla a la ciudad capital de Mogadishu.

El jueves pasado renunciaron al menos 19 miembros del gobierno de transición, que se encuentra basado en la ciudad de Baidoa, pero sólo controla una fracción pequeña del territorio somalí.

Los dirigentes renunciaron en protesta por el escaso avance en las conversaciones del gobierno del primer ministro Ali Mohamed Ghedi con la Unión de Cortes Islámicas.

Avión sospechoso

Entre tanto, un avión de carga aterrizó en Mogadishu, desatando rumores que las fuerzas islamistas que controlan la ciudad están recibiendo armas.

Según Plaut, el avión tiene capacidad para llevar más de 50.000 kilogramos de carga.

Un vuelo similar a principios de la semana trajo armas pesadas y militares de la vecina Eritrea, asegura Plaut.

Esto viola de manera directa un embargo de armas impuesto por Naciones Unidas.

“Campo de batalla”

El corresponsal agrega que hay informes creíbles de que Irán ha enviado armas a la región, lo mismo que Libia y Egipto.

Todos respaldan a las Cortes Islámicas.

Entre tanto, fuerzas etíopes respaldan al gobierno de transición, suministrándoles entrenamiento, armas y equipo.

Plaut indica que los diplomáticos temen que Somalia se convierta en un campo de batalla regional.

El corresponsal señala que la única esperanza es que un voto de censura programado para este fin de semana podría llevar a la selección de un nuevo gobierno por el presidente Abdullahi Yussuf, lo que podría conducir a nuevas conversaciones con las Cortes Islámicas.

Fuente: BBCMundo.com