Las Naciones Unidas y la Nueva Era (III)

UNA NUEVA ERA MUNDIAL

Desde la década de 1960 el énfasis de la ONU ha sido cada vez más en la creación de un mundo de la Nueva Era, y el misticismo ha desempeñado un papel importante en esto.

En 1968 las Naciones Unidas inició un programa para acreditar LAS ORGANIZACIONES NO GUBERNAMENTALES (ONG). Estas están relacionados con el Departamentode Información Pública de la ONU. A través de su relación con las ONG las Naciones Unidas busca educar a la gente en diversas partes del mundo acerca de su labor y objetivos, y a la vez apuntan para ser educados por las ONGs. Hay reuniones semanales de organizaciones no gubernamentales, talleres regulares, y una conferencia anual de organizaciones no gubernamentales. Actualmente hay 1664 ONGs.

Desde la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro en 1992, las conferencias de las Naciones Unidas se han convertido en foros para la participación no sólo de sus Estados miembros, sino también de las ONG. Así, las ONG tienen un verdadero afecto en las decisiones políticas de las Naciones Unidas. El sitio web de la ONU dice: “Con el peso moral de las conferencias internacionales y las presiones de los medios de comunicación y las ONG, los Estados miembros tienen más posibilidades de ratificar los acuerdos y ponerlos en práctica” (http://www.un.org/cyberschoolbus/unintro/unintro5.htm)

EL CRIMEN DE LA INTOLERANCIA

La Comisión para la Gobernación Mundial (CGG), que fue establecida en 1992 con el pleno apoyo del Secretario General de Naciones Unidas Boutros Boutros Ghali, pide por “gobierno global, diversidad cultural, una sola economía mundial, el nuevo orden mundial, y un Estado de Derecho global ” (“A Beginning of Global Governance,” Contender Ministries, May 20, 2002).

El 4 de abril de 1997, la CGG emitió la Carta de Milano, que aboga por una lucha mundial contra la intolerancia “contra la cultura, la civilización, la religión y la etnicidad.” Se llama a la intolerancia “el nuevo enemigo.” El CGG instó a las naciones a “autorizar a las Naciones Unidas para hacer frente a “este y otros” enemigos “.

Una respuesta a este motivo fue la formación de la Corte Mundial en 2002 para enjuiciar a “los abusos a los derechos humanos.” Se define a estos como “daños a la salud mental de una población”.

Así, cuando las Naciones Unidas tiene su forma y tiene el poder para imponer su voluntad, la “intolerancia” de un creyente en la Biblia cristiana hacia las creencias y acciones que son contrarias a la Escritura se considera una cosa muy mala.

ROBERT MULLER

Robert Muller (n. 1923) se unió a las Naciones Unidas en 1951, poco después de su nacimiento. Él fue asistente de tres secretarios generales. Fue director de la Oficina del Secretario General y director del Comité Económico y Social de las Naciones Unidas (UNESCO).

Muller, quien fue el orador principal en el Parlamento de las Religiones del Mundo en 1993, los defensores de una religión mundial y un gobierno mundial. Él exige comunicarse con los espíritus (John Ankerberg, “Who are the Leading Voices of the New  Age Movement,” http://www.johnankerberg.org/Articles/new-age/NA1101W3.htm)

Hablando en el 20 aniversario de la Sala de Meditación de las Naciones Unidas en 1977, Muller dijo:

“Para mí, el alto edificio de las Naciones Unidas es un edificio de la esperanza humana y el sueño que se adentra en el universo y el recibimiento de mensajes de ese universo cada vez más claros. Tal vez hemos llegado a un momento de la evolución cósmica. Poco a poco, un libro de oraciones planetaria se está componiendo por una humanidad cada vez más unida que busca su unidad, su felicidad, su conciencia y su plena participación en el proceso continuo de creación (http://www.aquaac.org/un/medatun.html)

En su nuevo libro Génesis: Formando una Eespiritualidad global (1984), Muller dijo que él está buscando “el advenimiento de una nueva era”. Muller describen las Naciones Unidas como “El Nuevo Génesis.” Él escribió:

“Y vio Dios que todas las naciones de la tierra, blancos y negros, ricos y pobres, del Norte o del Sur, de Oriente y Occidente, y de todos los credos estaban enviando a sus emisarios a una casa de cristal de altura en las orillas del Río del Sol Creciente -Rising Sun-, en la isla de Manhattan, para estar juntos, pensar juntos, y cuidar juntos al mundo y todas sus personas. Y Dios dijo: ‘Eso es bueno. ” Y fue el primer día de la Nueva Era de la Tierra ” (The Desire to be Human: A Global Reconnaissance of Human Perspectives in an Age of Transformation, 1983, p. 17).

Muller dice que el mundo debe prepararse para “una interdependiente, segura, próspera, amistosa, amorosa, feliz, edad planetaria como ha sido anunciada por todos los grandes profetas” (p. 8). Él cree que el “gran período de la realización humana en el planeta Tierra es solamente ahora el punto de inicio” (p. 8).

“Creo firmemente que la humanidad será capaz de elevar los niveles de la vida humana sin precedentes y lograr una sociedad feliz en la tierra” (New Genesis, p. 23).

“La humanidad está encontrando su camino correcto, lento pero seguro” (p. 53).

“Las Naciones Unidas es mucho más que una organización política, es un paradigma, la expresión de un profundo cambio, evolución que a la larga va a transformar el mundo para mejor” (p. 122).

“No hay ninguna razón por la que nuestro planeta no debe ser una catedral que flota en el universo, un enorme templo o de un monasterio de Dios ” (p. 132).

“La unidad suprema de la familia humana, universal e interdependiente, como se ve en todas las grandes religiones debe ahora convertirse en una realidad política, ha llegado la hora para la aplicación de una visión espiritual de los asuntos mundiales, la siguiente gran tarea de la humanidad será determinar la voluntad divina o de las leyes cósmicas que deben regir nuestro comportamiento de este planeta ” (p. 184).

Él cree que el hombre, la tierra y Dios son uno:

“Una vez más, pero esta vez a escala universal, la humanidad está buscando nada menos que su reunión con lo “divino”, su trascendencia en formas cada vez más altas de la vida. Los Hindúes llaman a nuestra tierra Brahma, o Dios, porque ellos correctamente no ven ninguna diferencia entre nuestra tierra y lo divino. Esta simple verdad antigua lentamente está amaneciendo de nuevo en la humanidad. Su pleno florecer es lo real, la nueva gran historia de la humanidad es cuando estamos a punto de entrar en nuestra edad cósmica “(New Genesis, p. 49).

En su libro de 1986 Decide Ser, Muller dijo que el hombre es Dios:

“Decídete a abrirte a Dios, al Universo, a todos vuestros hermanos y hermanas, a su yo interior … el potencial de la raza humana, a la infinidad de su yo interior, y te convertirás en el universo … te convertirás en el infinito, y por fin tendrás  tu verdadera divinidad, sí estupendo ” (Muller, Decide to Be, 1986, p. 2; published by the British New Age journal Global Link-Up; quoted from Alan Morrison, The Occult Character of the United Nations).

En 1989 en Costa Rica, Muller predicó que el hombre es uno con el universo y el tercer milenio será testigo de la reconciliación del hombre  “con la creación, con la naturaleza, con el planeta, con el cosmos, y con la eternidad”:

“Ahora estamos aprendiendo que tal vez este planeta no ha sido creado para los seres humanos, pero que los seres humanos han sido creados para el planeta. Oímos ahora de la hipótesis Gaia, de la interdependencia de toda la meteria  inerte y viva, que somos parte integrante de un organismo planetario viviente. Nosotros somos manifestaciones de vida temporales o encarnaciones de esta Tierra. Estamos viviendo la Tierra. Cada uno de nosotros es una célula, una unidad nerviosa perceptiva de la Tierra. La conciencia viviente de la Tierra está comenzando a operar a través de nosotros. Usted como cósmico y célula de tierra, es parte de un inmenso fenómeno biológico y evolutivo que es de primera importancia en esta fase, a saber, la humanidad en su conjunto, toda la especie humana, se ha convertido en el cerebro, el corazón, el alma, la expresión y de la acción de la Tierra. Ahora tenemos un cerebro mundial que determina lo que pueden ser peligrosas o mortal para el planeta: las Naciones Unidas y sus organismos, e innumerables grupos y redes en todo el mundo, son parte del cerebro. Este es nuestro sentido recientemente descubierto. … somos una familia global que vive en una casa global. Estamos en el proceso de convertirnos en una civilización global. Espero que los líderes religiosos se reunirán y definan antes de finales de este siglo las leyes cósmicas que son comunes a todos sus credos. El tercer milenio debe ser un milenio espiritual, un milenio, que verá la integración y la armonía de la humanidad con la creación, con la naturaleza, con el planeta, con el cosmos y con la eternidad ” (Muller, “A Cosmological Vision of the Future,” World Goodwill Occasional Paper, October 1989).

Al hablar en la Universidad de Denver, en marzo de 1995, Muller dijo que necesitamos tener un corazón y mente global:

“Estamos comenzando a tener un corazón global, aunque sólo sea nuestro amor por la naturaleza, para preservar la tierra – este nuestro planeta – y también vamos a ver el nacimiento de un alma mundial. Cualquiera entenderá que somos parte del universo y de la evolución -que somos células de una humanidad total. Debemos reemplazar la palabra política por “planetics”. Necesitamos la administración planetaria, los cuidadores planetarios. Necesitamos ciencias globables. Necesitamos una ciencia de una psicología global, una sociología global, una antropología global” (Muller, “United Nations at 50: Achievements and Challenges,” The Wisconsin Report, vol. xx, no. 32, Aug. 24, 1995).

Muller cree que el hombre evoluciona siempre hacia arriba, impulsado por las fuerzas cósmicas, y si no somos capaces de responder moriremos.

“He llegado a la conclusión de que nuestro planeta, toda la vida en él y en la vida humana en particular, es una manifestación de las fuerzas cósmicas o divinas del universo. Por lo tanto dentro de nosotros reside una fuerza cósmica básica que nos impulsa a responder a nuestras obligaciones evolutivas y estar a favor de la vida y de nuestro ascenso más allá. Si no lo hacemos, estamos abandonados por esta central, fuerza que todo lo penetra y morimos de forma individual o colectivamente. La fe en la vida y en nuestro futuro es por tanto la fuerza más vital que debemos confiar para que continúe con éxito nuestra extraña jornada, insondable en el universo. Esto es lo que el Cristo y muchos otros mensajeros del cielo exterior nos han dicho … ” (New Genesis, p. 136).

Muller interpreta Génesis 3, como una parábola que en realidad enseña que el hombre fue prudente al elegir comer del fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal.

“… tan vívidamente descrita en la historia del árbol del conocimiento, habiendo decidido ser como Dios a través del conocimiento y nuestro intento de comprender los cielos y la tierra, nosotros también noe hemos convertido en maestros decidiendo entre el bien y el mal … ” (New Genesis, p. 145).

Muller considera que la creación de un mundo nuevo requiere la armonía entre religiones, la tolerancia, el ecumenismo y la construcción de puentes.

“… construir puentes … es una de las tareas fundamentales e históricas de las Naciones Unidas ” (New Genesis, p. 17).

“El ecumenismo es un fenómeno importante de nuestro tiempo: es una nueva filosofía que ayuda a las religiones a dejar de odiar y luchar entre sí en el nombre de Dios” (New Genesis, p. 18).

Así, los fundamentalistas de todas las religiones, que creen que sólo ellos tienen la verdad, son considerados peligrosos y deben ser “domados”. En el segundo Estado del Foro Mundial, organizado por la Fundación Gorbachov, en octubre de 1996, Muller dijo,

“La paz será imposible sin la domesticación del fundamentalismo a través de una Religiones Unidas que profese la fidelidad ‘sólo a la espiritualidad global y a la salud de este planeta'” (San Jose Mercury News, 29 de junio de 1996).

Muller considera que las Naciones Unidas esta “convertiendose en una especie de cerebro, corazón, sistema nervioso y el alma de la especie humana” (New Genesis, p. 17).

Muller cree que si Cristo regresara a la Tierra “su primera visita sería a las Naciones Unidas para ver si su sueño de la unidad y la fraternidad humana se había hecho realidad” (New Genesis, p. 19).

Ésta no es una traducción oficial ni jurada, sino personal que publico a través de masNobles.net. La información fue tomada y traducida de FBIS News Service.