La Wycliffe Bible Translators, las Sociedades Bíblicas y la corrupción de las nuevas traducciones bíblicas (IV)

TRADUCCIÓN DE LA BIBLIA ES UN ASUNTO SERIO

La Palabra de Dios contiene advertencias sobre esta manipulación:

“Toda palabra de Dios es pura. … No añadas a sus palabras, para que no te reprenda, y seas hallado mentiroso” (Prov. 30:5,6).

La Palabra de Dios es santa. No es algo con lo que pueda experimentarse. La gente del mundo necesita Biblias, pero necesitan Biblias puras! Las advertencias de Dios sobre los que alterar su Palabra son serias.

“Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro: Y si algun hombre quita de la palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la ciudad santa, y de las cosas que están escritas en este libro. ” (Apocalipsis 22:18, 19)

Algunos dirán: Bueno, estamos hablando sólo de la diferencia entre un pájaro y otro, o la diferencia entre la nieve y el coco. No, no es eso. Es la diferencia entre la pura y preservada Palabra de Dios y una corrupción de la misma. Consideremos algunos otros ejemplos de cómo Wycliffe ha cambiado la Palabra de Dios para cumplir con la cultura. Estos ejemplos han sido dados por Ross Hodsdon de Bibles International, anteriormente con Wycliffe:

– En una traducción de esquimales de Alaska, “cordero” se sustituyó por “foca”.

– En una traducción en el idioma Makusi de Brasil, “hijo del hombre” fue reemplazado por el “hermano mayor”.

– En otra traducción de Wycliffe “higuera” se sustituyó por “plátano”.

Creemos que esto está mal. Cuando uno se aparta del principio de una traducción literal, la mente del traductor y la cultura y la comprensión de la gente viene a ser la autoridad en lugar de las propias palabras de las Escrituras.

Consideremos algunos ejemplos más de cómo el método de equivalencia dinámica de traducción resulta en la corrupción de las Escrituras. Estos ejemplos se dan en Translating the Word of God por John Beekman y Juan Callow, de Wycliffe Bible Translators:

– Mateo 08:20: “zorros” se traduce como “coyotes” en la lengua mazahua de México.

– Marcos 4:21: “en el candelero”, fue traducido “en un silo de granos” en el idioma Korku de la India.

– Lucas 9:62: “arado” se traduce como “hoe” en la lengua caribe de Centroamérica.

– Lucas 12:24: “almacén” fue traducido como “canasta” en la lengua zapoteca de Villa Alta de México.

– Mateo 20:22: “la copa” fue traducido como “dolor” en el zoque de Copainalá de México.

– Mateo 10:34: “una espada” se traduce como “no habrá disensión entre la gente” en la lengua mazahua de México.

– Hechos 22:22: “acabar con un compañero de la tierra” se traduce como “matar” en la lengua otomí de México.

A partir de estos ejemplos, se ve cómo la “equivalencia dinámica” se aleja de la representación del texto original. La equivalencia dinámica permite a los traductores esa extraña libertad para cambiar, borrar y añadir a la Palabra de Dios a tal grado que ya ni siquiera puede ser llamada la Palabra de Dios. Y la equivalencia dinámica, en diversos grados, es el método de traducción incorporado en todo el trabajo realizado por Wycliffe Bible Translators.

El hecho es que Wycliffe haya adoptado la equivalencia dinámica. John Beekman y Callow Juan, ambos con Wycliffe, han sido autores de materiales que presentan los métodos clásicos de equivalencia dinámica y que se utilizan ampliamente en las líneas denominacionales y doctrinales por traductores profesionales. El gurú de la equivalencia dinámica, Eugene Nida, comenzó su ministerio con Wycliffe. Hoy en día trabaja con las Sociedades Bíblicas Unidas, con quien Wycliffe trabaja en estrecha colaboración. Wycliffe promueve la equivalencia dinámica a través de su Instituto de Verano de la escuela de formación lingüística en Texas y a través de los diversos programas asociados a ella. Incluso a través de sus programas de computadora Wycliffe promueve la equivalencia dinámica.

Considere el siguiente testimonio sobre la participación de Wycliffe con la equivalencia dinámica:

“Por su estudio de los principios lingüísticos de la Wycliffe Bible Translators ha añadido una nueva dimensión a la traducción de la Biblia. Anteriormente un conocimiento académico de la Biblia -preferentemente en griego y hebreo- y una sólida comprensión de la lengua en la que iba a ser traducida eran considerados como todo lo necesario para un traductor de la Biblia. Pero en generalmente aceptado hoy que es necesario comprender los principios básicos que se aplican a todos los idiomas, si el significado es comunicado con eficacia.

“Dos investigadores estadounidenses, que comenzaron su trabajo en la década de 1930 con la Wycliffe Bible Translators, han alcanzado un alto rango en la investigación lingüística internacional. Kenneth Pike ha seguido trabajando con la Wycliffe Bible Translators; Eugene Nida, que formó las políticas de traducción de la American Bible Society en los años de la posguerra, es hoy el líder en el campo de la traducción de las Sociedades Bíblicas Unidas.

“Este nuevo enfoque de traducción de la Biblia ha resultado en una mayor libertad para el traductor. La Good News Bible (American Bible Society, 1976) es típica del nuevo estilo. … El significado del original es cuidadosamente analizado, el resultado se reconstruye en la lengua receptora, de acuerdo con los principios de aquel lenguaje “(WF Wootton, “Translating the Bible,” The History of Christianity, Lions Publishing: Herts, Inglaterra, 1977, p. 630631).

Debe quedar claro que Wycliffe promueve y utiliza la equivalencia dinámica. Esto no quiere decir que todas las traducciones de Wycliffe son tan inexactas como el TEV, pero muchas son aún peores. Simplemente no es posible producir una Biblia pura mediante el método de equivalencia dinámica. Demasiadas libertades se toman con el texto.

El hecho de que Wycliffe haya adoptado un principio erróneo de traducción es aún más terrible si tenemos en cuenta cuán vasto es su trabajo. Un informe da las estadísticas y sus objetivos:

“Nos tomó a Wycliffe Bible Translators sólo 50 años para entrar a 1,000 idiomas para el trabajo de traducción, pero entrar a los próximos 1,000 idiomas se espera que tome menos de la mitad de ese tiempo. De acuerdo al vicepresidente ejecutivo John Bendor-Samuel, la tasa de crecimiento actual de Wycliffe es de 44 idiomas por año; a este ritmo los próximos 1,000 idiomas tomarán 23 años. Bendor-Samuel está instando a un nuevo aumento de la cobertura de Wycliffe. El quiere asignar 66 nuevos idiomas cada año; esto permitiría que los segundos 1,000 lenguajes sean alcanzados para el año 2000 “(EP News Service, 15 de febrero de 1985).

Al leer las estadísticas sobre el trabajo de traducción de Wycliffe, se debe recordar que la mayoría de ellas son versiones de equivalencia dinámica. Sería maravilloso si las más de 1,000 traducciones fueran versiones puras y precisas. Esto, sin embargo, no es el caso.

Por lo tanto, otra causa de profunda preocupación acerca de la Wycliffe Bible Translators es la forma corrupta de las técnicas de traducción de la Biblia que están utilizando, junto con la influencia tremendamente amplia de su trabajo.

[Continuará]