¿Entiendes lo que lees?

La Biblia nos enseña que el Señor siempre ha utilizado la escritura para transmitirle su mensaje a su pueblo, pues leemos que el Padre escribió las tablas de la ley, luego el Hijo escribió en la tierra -contenido que siempre ha sido desconocido- y ahora el Espíritu Santo escribe la Palabra del Señor en nuestra mente y corazón (Ex. 31:18; Jn. 8:8; 2 Co. 3:2-3).

El universo y todas las cosas que existen, visibles e invisibles, han sido creadas por la Palabra del Señor (Jn. 1:1-3); también el Señor ordenó el mundo por medio de su Palabra en seis días (Gn. 1:2-2:3); luego la historia reciente nos muestra que, cuando el mundo estaba sumergido en espesas tinieblas, fue por medio de la Palabra del Señor que vino de nuevo a la humanidad la luz del Evangelio, por ejemplo, cuando Martín Lutero leyó el pasaje escrito en Romanos 1:17 que dice “El justo por la fe vivirá”, sus ojos se abrieron a esa luz que Dios estaba dando a través de su Palabra; además, son incontables los ejemplos palpables de los cristianos que, en cierta medida y en diversos aspectos de nuestra vida, estamos siendo transformados por la Palabra del Señor.

Teniendo presente el poder de la Palabra del Señor para transformar las vidas, los ministros constantemente explicamos a la congregación la necesidad e importancia de leerla habitualmente; sin embargo, no siempre se da la atención necesaria al nivel de comprensión que los creyentes tienen de la lectura bíblica. Ahora bien, será muy difícil que un creyente en su lectura bíblica ascimile las promesas, doctrina, profecía, escatología y demás temas contenidos en la Biblia sino entiende lo que lee. No olvidemos que la falta de comprensión es un factor que desmotiva la lectura de las Sagraras Escrituras.

Adicionalmente, dado que el Señor nos enseña que su Palabra escrita es el sólido y más seguro fundamento para la verdadera Iglesia y la vida del cristiano (2 P. 19-21), comprendemos que su objetivo es que todos sus hijos leamos habitualmente y comprendamos cada vez más la Biblia, pues también expresó “El que lee, entienda” (Mt. 25:15-16 RV 1960).

Por esa razón, esperamos en el Señor que las siguientes páginas sirvan de ayuda a todos aquellos cristianos que, reconiendo la importancia y la necesidad de la lectura y comprensión de la Biblia, buscan ayuda para alcanzar dicho objetivo.

Para leer y/o descargar el libro completo visita: http://ebenezervillanueva.org/estudios/Entiendes-lo-que-lees-v0-9.pdf