Acerca de las fiestas Saturnales

Acerca de las fiestas Saturnales que inician el 17 de Diciembre y culminan el 24 del mismo mes; les dejamos una breve información que muestra que NADA HA CAMBIADO en la celebración de la antigua Saturnalia y actual “Navidad”:

En el libro “El Asno Ilustrado, o sea La Apólogía del Asno”, páginas 488 a 490 se indica:

“Las fiestas Saturnales; dice un autor frances, dieron origen á la fiesta de los Locos (Fous) que ha estado en boga en la iglesia por espacio de catorce siglos. Luciano puso en boca de Saturno todo el objeto de estas fiestas. «Durante todo mi reinado, que solo durará una semana, no es permitido trabajar en ningun negocio ni público ni particular, sino solamente en beber, cantar, jugar, hacer reyes imaginarios, y que los siervos se sienten á la mesa con sus amos, que los embarren con sebo, etc.” En la fiesta de los Locos los jóvenes tonsurados y los ministros inferiores de la iglesia oficiaban alternativamente: hacíase su eleccion con bufonadas inícreibíes. Una clerecía del mismo calibre asistia á ello con vestido de máscara y de farsa: comian budines y salchichas al pie de los altares. En fin, á estas diversiones las llamaban la libertad de Diciembre.”

Age libertate Decembri;
Quando ita majares voluenmt, utere, narra.
Hor.

La Mitología tratando de estas fiestas dice: «Tulio, Rey de los romanos (Dion. Halic, lib. IV, ai, ó si creemos á Livio, lib. II, cap. XXI), y Minucio, cónsules, fueron los inventores (Lips. I, Sat., cap. III,) de las fiestas de Saturno…. Hacíanse en un día solo, á saber, en el mes de Diciembre, esto es, el i4 de las calendas, hasta el tiempo de Cesar; pues desde entonces (Macrob. Sat., libro I, cap. X) se empezaron á celebrar por espacio de tres dias. Calígula los prorogó hasta cuatro y despues hasta cinco. (Sueton, in Caligulam, 6.) Algunos escriben (Mart. , lib. I, 14, cap. XXII, núm. 2.) que se aumentó basta siete. De aqui provino aquella costumbre de hablar: primero, segundo, tercero de las Saturnales. (Cic, ad Atic., 13, epist. 5a.) Acabado asi el número de los dias saturnales, se volvía á contar despues el primero hasta el 16 de las calendas. (Macrob. Satir. I, cap. X.)

«Lo primero, en estos dias festivos (Mart. 7, epigr. 27.) cesaba el senado. Lo segundo, se cerraban las escuelas (Plin. , 8, epístola 7.) Lo tercero, los amigos se regalaban mútuamente. (Mart., lib. IV, cap. LXXXVIII, núm. I.) Lo cuarto, era delito el publicar guerras ó imponer penas á los malhechores. Lo quinto, se permina á los esclavos (Dion., I, 58, Ath., lib. 14 en epist. 43) andar de gala y jugar con los señores. Ausonio dijo por esto en la eglog. de Mensibus:

Ahora Diciembre con las fiestas viene
De Saturno, y en él, sin diferencia,
Con su dueño el esclavo se entretiene.

«Lo sesto, los amos servian á los criados á la mesa, porque en el reinado de Saturno nadie servia. Lo séptimo, luego que se le vantaban de la cama por la mañana, se lavaban contra la costumbre que tenían, como si ya fuesen á comer. (Tert., Apol., capítulo XLII.) Lo octavo, usaban de cierto vestido para cenas, á manera de capas, llamado Synthesis, las mas veces de color de púrpura ó de grana, y solamente lo usaban los hombres ricos.” Pomey, Pant. mítico.

En la Enciclopedia Moderna, Tomo 32, publicada por Francisco de P. Mellano, 1885, Páginas 112-114, se dice:

SATURNALES. (Mitologia) Fiestas que se celebrahan en el mes de diciembre. Los criticos no están de acuerdo sobre el origen de estas solemnidades; unos han dicho que eran una imitacion de las que se verificahan en Atenas, hajo el nombre de kronid o de cronias, nombre derivado de el de Cronos o de Saturno; otros colocan su institucion en la Hemonia, y refieren que habiendo sido espulsados de aquella region los pelasgos y pasado á establecerse en 1talia, trajeron á ella esta costumbre. Al principio no fué considerada sino como un regocijo popular; pero posteriormente llegaron á ser las saturnales fiestas legales y de obligacion, cuando Tulo Hostilio las establecio, o á lo menos las prometio, voto cumplido mas adelante en el consulado de Aulo Sempronio Atralino y de M. Minacio Augurino. Muchos mitografos atribuyen el principio de las saturnales á Jano, rey de los aborigenes que recibio á Saturno en Italia, cuando este dios vino á ocultarse en aquel pais. De esta circunstancia tambien tomo el nombre de Lacio la tierra que recibio este dios, asi como de la estancia de Saturno en Italia tomo esta parte de Europa el nombre de tierra de Saturno que los poetas, y Virgilio entre otros, se han conservado:

Salve, magna parens frugum, Saturnia tellus
Magna virum……………

Interrumpidas las saturnales en el reinado de Tarquino el Soberbio, fueron restablecidas por autoridad del senado en la época de la segunda guerra púnica.

Al principio las saturnales no duraban mas que un dia, pero habiendose aumentado dos días al mes de diciembre con la reforma del calendario, hecha por Julio César, fueron dedicados á las saturnales. Augusto fijo el número de estos dias en cuatro. Caligula aumento otro, el cual se llamo Juvenalia. Mas adelante fueron agregadas las saturnales á las sigilarias, y entonces hubo, segun unos, cinco dias consecutivos de fiestas, y segun otros, siete.

Las saturnales no eran solamente una fiesta religiosa, sino tambien regocijos públicos, por medio de los cuales se queria espresar el feliz reinado de Saturno, la edad de oro, tiempo en que los hombres gozaban en paz de todos los dones del cielo, en que reinaba la igualdad en las sociedades politicas y en que los criados se sentaban á la mesa con sus amos. Los romanos quitaban entonces á la estatua de Saturno las cintas de lana que ceñian su estátua durante todo el año. No se pensaba mas que en los placeres, y una sincera amistad parecia unir á todos los ciudadanos; los asuntos públicos estaban abandonados; celebrábanse festines primeramente en público, y despues en todas las casas. Tito Livio, al darnos á conocer la institucion de las saturnales, habla del banquete público que debia celebrarse. Durante estas fiestas no se emprendian espedicionos militares, ni se castigaba á los delincuentes; los esclavos llevaban el pileus, simbolo de la libertad, se vestian como los señores y aun se burlaban de ellos y les reprendian sus defectos y vicios, pero si abusaban de estos breves instantes de precaria independencia, sabian castigarlos muy bien sus amos cuando pasaba el tiempo de las saturnales. Tambien es sabido que durante estas solemnidades habia emperadores que admitian á los esclavos á su mesa. Segun Capitolino, Vero les concedio este honor.

Mientras duraban las saturnales, acostumbraban los romanos á enviar regalos á sus amigos, y entre otras dadivas bujias y antorchas, como en la época de los aguinaldos; se quitahan la toga y los hombres mas graves se presentahan en la plaza pública, vestidos como lo estaban ordinariamente en la sala del festin. Permitianse los juegos de azar, prohibidos el resto del año. No se reunia el senado y se cerraban las escuelas. La vispera del primer dia de las saturnales recorrian los niños las calles gritando: ¡lo saturnalia! Todo entonces respiraha alegria. Aulo Gelio nos dice que paso en diversiones honestas el tiempo de las saturnales en Atenas. Sin emhargo, las mas de las veces estas fiestas eran manchadas por escesos de todo genero, y su nombre distintivo llego á ser el epiteto que se dio en lo sucesivo á los placeres exagerados y poco decentes, á lo que en la acepcion moderna que damos á la palabra, se llama comunmente orgias.

Hemos dicho que las sigilarias fueron unidas á las saturnales. Eran tambien fiestas que duraban muchos dias, en cuya época se regalaban mútuamente los amigos enviándose algunos presentes que consistian en sellos (en latin sigillum y en figuras) Atribúyese su establecimiento á Hércules, que habia determinado que en vez de las victimas humanas que se inmolaban á Pinton y á Saturno se ofrecieran á estos dioses figuras de madera o cera. Algunos escritores creen tambien que la institucion de las sigilarias pertenecia en parte á los pelasgos. En apoyo de esta opinion refieren que espulsados de la Hemonia los pelasgos, y habiendo venido, como hemos dicho, á establecerse á Italia el oráculo de Dodona, les mando ofrecer sacrificios á Saturno y á Pluton.

Kai kephalas a dé kai totpatri pempete phola.

Las términos ambiguos de este oráculo hicieron creer á los pelasgos que debian inmomolar victimas humanas á estas dos divinidades, pero habiendo venido Hércules á Italia, les dijo que la palabra kephalas del oráculo significaha cabezas o figuras, y que por la de phóta, que ellos creian indicaba hombres, era preciso entender luces, deduciendo de aqui que era necesario presentará Pluton figuritas, representaciones de hombres, y á Saturno luces. Tal fué el origen de la costumbre romana de enviar sigillaria o figuritas durante las saturnales y hacer regalos con ellas á sus amigos. Despues de las saturnales seguian las sigilarias, asi llamadas á sigillis, imágenes pequeñas de oro, de plata, de harro, de yeso o de otra materia, que se presentahan á Saturno, en vez de hombres, segun la institucion de Hércules. «Esta fiesta, dice Boulay, era una parle de las saturnales, y las dos constituian siete dias de ferias, durante las cuales podian los amigos regalarse unos á otros.»