Las luces parpadeantes y la música fuerte interactuan en el cerebro como la drogadicción

Un estudio realizado por la Universidad de British Columbia encontró que las luces intermitentes y la música rock a todo volumen, como en los casinos, animan a las ratas para hacer “decisiones arriesgadas”. El estudio encontró que las ratas generalmente aprenden a evitar comportamientos de riesgo que dan lugar a un castigo, pero bajo la influencia de las luces brillantes y música alta que toman más riesgos (“Luces, música en los casinos interactúan con el cerebro como la adicción a las drogas”, UPI 20 de enero , 2016).

La razón es que la luz y la música activan el receptor de dopamina D3 en el cerebro, el mismo receptor se sospecha que está implicado en la drogadicción. Esto quedó demostrado cuando el receptor de la dopamina estaba bloqueado y las ratas volvieron a su posición conservadora natural hacia la asunción de riesgos.

Los dueños de los casinos han conocido, obviamente, de esta conexión durante mucho tiempo, precisamente es por eso que crean el ambiente de la luz/música específica que se encuentra en las salas de juegos de azar.

Muchos top de música rock & roll secular han dado testimonio de que la música rock es una droga. Ahora, un estudio científico ha confirmado una conexión de música/drogas, al menos, con la adición de brillantes luces, que son comunes en los conciertos de rock “seculares”, así como en el culto contemporáneo.

Fuente: wayoflife.org