140.000 cristianos son asesinados cada año en países islámicos o comunistas

El debate sobre la libertad religiosa suscitado a raíz de la “guerra de las viñetas”, olvida que son los cristianos quienes sufren una mayor persecución, precisamente en países de mayoría islámica o en regímenes comunistas.

La “guerra de las viñetas” ha abierto un debate mundial sobre el respeto a los derechos de las comunidades religiosas. Pero no hay más que acudir a informes como los realizados por la organización Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) o la Comisión para la Libertad Religiosa de Estados Unidos, para comprender que son los cristianos la confesión más perseguida del globo. Estudiosos del tema, se han atrevido a elevar hasta 140.000 la cifra de los cristianos asesinados cada año por motivos religiosos.

AIN radiografía anualmente la persecución por causa de la fe en su “Informe sobre la libertad religiosa en el mundo”. El estudio centra su atención sobre los problemas que viven los cristianos en los países islámicos. También señala el deterioro de la situación en las ex-repúblicas soviéticas y en los países comunistas. En total, 60 naciones donde los cristianos son considerados “malditos”.

Ni siquiera Turquía, el más abierto de los países de mayoría musulmana y que aspira a ingresar en la Unión Europea, se salva en este análisis. Por ejemplo es imposible para los cristianos acceder a los cargos públicos, tanto civiles como militares.

Este estudio es completado por una lista con los “países de especial preocupación” compuesta por las naciones cuyos gobiernos están implicados o toleran violaciones sistemáticas y graves del derecho universal de libertad de religión o creencia. Son países de regímenes comunistas o de mayoría islámica.

El historiador holandés Orbán de Lengyelflva, ha apuntado en dos estudios sobre el tema la cifra de 140.000 cristianos asesinados cada año, entre las víctimas de esta violencia hay una mayor proporción de protestantes, al parecer por su mayor celo en hacer defensa pública y extensión de su fe.

MADRID 12-02-2006 (La Razón/ACPress.net)