Arden en Nigeria cuerpos de 138 tras enfrentamientos religiosos

23 de febrero de 2006.  ONITSHA, Nigeria (Reuters) – Jóvenes cristianos quemaron el jueves los cuerpos de musulmanes en las calles de Onitsha, en el sureste de Nigeria, la ciudad más golpeada por los disturbios religiosos que han provocado la muerte de al menos 138 personas en todo el país en cinco días.

Multitudes de cristianos, quienes buscaban vengarse por las matanzas de sus pares en el norte, atacaron con machetes a musulmanes, destruyeron sus casas e incendiaron las mezquitas en dos días de violencia en Onitsha, donde murieron al menos 85 personas.

“Nosotros estamos muy contentos con que esté ocurriendo esto, entonces el norte aprenderá su lección,” dijo Anthony Umai, el conductor de un taxi motocicleta, quien se encontraba cerca del sitio donde los jóvenes cristianos apilaron los cuerpos de 10 musulmanes que fueron incendiados.

Otras docenas de cuerpos fueron arrojados en la noche en la parte trasera de camionetas por las fuerzas de seguridad, dijeron residentes.

La incertidumbre sobre el futuro político está agravando las rivalidades regionales, étnicas y religiosas en la nación más poblada de Africa.

Militantes en el sur, una región rica en producción de petróleo, han emprendido desde hace tres meses una campaña de ataques contra la industria petrolera, que provocaron el recorte de las exportaciones y el aumento de los precios internacionales.

Aunque el jueves no se produjeron enfrentamientos en Onitsha, Emeka Umeh, integrante del grupo de derechos humanos “Organización para las Libertades Civiles,” calificó la situación como “la paz de la tumba.”

Algunos cuerpos aún permanecían en las calles y decenas de hombres musulmanes, mujeres y niños, huyeron de la ciudad en camionetas por temor a nuevas matanzas. Otros miles se ocultaron en cuarteles del ejército y en comisarías de la policía local.

Umeh dijo que su grupo contabilizó 85 cuerpos de personas de la etnia de Hausa, pero algunos pobladores de Ibo también fueron asesinados.

Los Hausa son el principal grupo étnico del norte de Nigeria y la mayoría son musulmanes, mientras que los Ibo dominan el sudeste del país y son principalmente cristianos.

Los 140 millones de personas que viven en Nigeria están divididas ecuánimemente entre musulmanes que viven en el norte y cristianos que habitan el sur, pero en ambas regiones viven considerables minorías étnicas.

Las elecciones se celebrarán en el 2007 y muchos nigerianos piensan que el presidente Olusegun Obasanjo tratará de permanecer en su cargo, tras ochos años de gobierno.

Fuente: Reuters