Advertencia de India a Pakistán

El primer ministro de India, Manmohan Singh, insinuó que Pakistán apoyó a los responsables de los bombardeos de los trenes en la ciudad india de Bombay que el martes cobraron cerca de 180 vidas.

Singh afirmó que los atacantes habrían recibido ayuda de elementos “del otro lado de la frontera”, probablemente en referencia a su vecino y rival histórico.

El mandatario dijo que no habría progreso en el proceso de paz entre India y Pakistán hasta que dichos “elementos” se eliminaran.

“Estamos seguros que… módulos terroristas son instigados, inspirados y sostenidos por elementos a través de la frontera”, dijo Singh y añadió que “los actos de terrorismo son actos despreciables de personas desesperadas”.

Singh hizo estas declaraciones tras visitar a las víctimas de los ataques en la principal ciudad financiera de India donde artefactos explosivos explotaron en siete trenes en menos de 15 minutos.

Bajo presión

Yo le aseguro a primer ministro Manmohan Singh que el gobierno pakistaní y yo mismo estamos de su lado para cualquier investigación que quiera llevar a cabo

Pervez Musharraf, presidente de Pakistán
El corresponsal de la BBC en la capital, Nueva Delhi, Sanjoy Majumder, dice que los comentarios de Singh representan un endurecimiento de su posición contra Pakistán.

Aunque debido al escaso progreso en las investigaciones sobre los ataques, Majumder afirma que aumenta la presión sobre el gobierno indio para que actúe y demuestre que no es un blanco fácil.

Sin embargo, Islamabad rechazó lo que calificó como afirmaciones “no corroborados”.

El presidente de Pakistán, Pervez Musharraf, condenó la pérdida de “vidas valiosas” en los atentados.

“Yo le aseguro a primer ministro Manmohan Singh que el gobierno pakistaní y yo mismo estamos de su lado para cualquier investigación que quiera llevar a cabo”, señaló Musharraf.

Sospechas

Pero las sospechas de que Pakistán estuvo de alguna manera involucrado en los ataques persisten.

Miembros de seguridad indios han sugerido que los ataques del pasado martes tienen el sello distintivo de Lashkar-e-Toiba, una organización militante extremista cachemira que opera desde Pakistán.

La rivalidad entre las dos naciones se centra en la disputa sobre Cachemira, una zona dividida que ambas se atribuyen como suya, una herida todavía abierta a pesar de las conversaciones de paz iniciadas en 2004.

Fuente: BBCMundo.com