G8: Medio Oriente en la agenda

La cumbre del G8 se inició en San Petersburgo, Rusia, donde se espera que la crisis en Medio Oriente sea el tema central en la agenda de los líderes mundiales.

En una conferencia de prensa el presidente de Rusia, Vladimir Putin, dijo que no creía que todas las vías para resolver la situación se han agotado.

Putin insistió en su rechazo al terrorismo pero señaló que en su opinión, Israel había ido más allá de sus objetivos iniciales para tratar de liberar a los soldados israelíes capturados.

Diferencias

Horas antes del comienzo de la reunión del G8, los presidentes de Estados Unidos y Rusia expresaron su preocupación ante la escalada de violencia en la zona.

Durante un encuentro entre ambos mandatarios hubo diferencias en torno al tema, informó el corresponsal de la BBC en Rusia, Steve Rosenberg.

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, acusó a Hezbolá de ser responsable de la violencia e hizo un llamado a Siria para que utilice su influencia con vistas a poner fin a los ataques del grupo radical.

Por su parte, el presidente de Rusia instó a Israel a que muestre moderación.

La Unión Europea también urgió a las partes para que eviten la agudización de la violencia.

Entretanto, la Liga Árabe realizó una reunión de emergencia en El Cairo, capital de Egipto, donde se pidió la intervención de la ONU.

OMC sin éxito

Los temas de energía y la entrada de Rusia a la Organización Mundial del Comercio (OMC), también formaron parte de la agenda del encuentro entre Bush y Putin.

El presidente estadounidense señaló que los mandatarios habían estado de acuerdo en que se debían enviar mensajes claros a Irán y Corea del Norte por sus ambiciones nucleares.

Bush llegó a San Petersburgo el viernes y manifestó que sería “firme” en expresar su preocupación por las libertades en Rusia.

La cumbre del G8 se inaugura oficialmente el domingo por la mañana.

Lea también: El equipaje del G8

Los dirigentes también discutieron sin éxito el posible ingreso de Rusia a la Organización Mundial del Comercio, para el cual requiere apoyo estadounidense.

Los mandatarios no llegaron a un acuerdo que le permita a Rusia pertenecer a la OMC.

Rusia es la mayor economía fuera del grupo de 149 naciones que integran la organización, pero Estados Unidos todavía guarda algunos temores, particularmente en cuanto a los derechos de propiedad intelectual.

El corresponsal de la BBC en San Petersburgo, Jonathan Marcus, señala que una Rusia en resurgimiento desea desempeñar un papel importante en la escena mundial y que la cumbre del G8 ofrece justo esa plataforma para Putin.

Pero el corresponsal advierte que para los estadounidenses existe una ambivalencia fundamental en sus tratos con Moscú.

Bush necesita mantener buenas relaciones con Putin, pero muchos en Estados Unidos cuestionan todavía lo que ven como fallas en la democracia rusa.

Los mandatarios sólo coincidieron en la necesidad de implementar medidas urgentes para prevenir el terrorismo nuclear.

Bush y Putin propusieron un sistema global para dar seguimiento a la seguridad de materiales nucleares e instalaciones atómicas, una de las cuales también permitirá seguirles el rastro a potenciales terroristas.

Seguridad energética

Pese a una distensión en los días previos a la cumbre, las relaciones entre Estados Unidos y Rusia han estado bastante frías en los últimos meses.

Bush había prometido expresar sus preocupaciones frente a la libertad en Rusia durante sus reuniones, pero añadió que no daría un sermón al presidente Putin.

El mandatario ruso recientemente acusó a los críticos occidentales de utilizar retórica “colonialista” y advirtió que no deberían interferir en los asuntos de Rusia.

Según el especialista en Economía de la BBC, Andrew Walker, se tenía previsto que un tema clave fuera la seguridad del suministro energético.

Siete de las naciones del G8, inquietas por el creciente rol que Rusia tendrá en cubrir sus necesidades energéticas, quieren que los suministros estén garantizados.

Rusia, a su vez, quiere que sus clientes sean seguros.

El debate tuvo lugar en el contexto de nuevos precios récord para el petróleo, que han recibido un nuevo impulso por los más recientes enfrentamientos en Medio Oriente.

Fuente: BBCMundo.com