Puerto Rico: cisma en la Iglesia Evangélica Unida por las parejas del mismo sexo

La Iglesia Evangélica Unida de Puerto Rico se desafilió de la Iglesia Unida de Cristo de Estados Unidos, a la que había estado unida desde 1961, después que la segunda aprobara una resolución en la que acepta las relaciones matrimoniales entre personas del mismo sexo.

El pastor general de la Iglesia Evangélica Unida de Puerto Rico, Edward Rivera, declinó comentar en torno a la decisión. La resolución, aprobada el 4 de julio del año pasado en el Sínodo General de la Iglesia Unida en Cristo celebrado en Atlanta, reclama la igualdad en derechos en el matrimonio “para todas las parejas, sin importar su género”.

Esta resolución no obliga a las iglesias afiliadas bajo la Iglesia Unida en Cristo a conducirse bajo esa determinación. Pero aun así fue suficiente para que su filial puertorriqueña decidiera cortar el vínculo, con el 75% de los votos de sus componentes.

Rivera Solero, un pastor de esa iglesia, indicó que la “declaración de fe” de la Iglesia Evangélica Unida, lo cual equivale al credo bajo el cual se rigen sus miembros, condena la práctica de la homosexualidad “por entender que altera el orden social establecido por Dios”.

Pero para Rivera Solero, la desafiliación no debió producirse. Según dijo, la resolución que provocó la desafiliación representa el sentir de “sólo una mínima parte”. Además, recalcó, las determinaciones que tome el Sínodo no obligan a sus filiales a acatarlas.

La Iglesia Evangélica Unida, fundada en 1931, es una de las congregaciones protestantes más antiguas en Puerto Rico. Actualmente, tiene 75 templos en la Isla a los que asisten cerca de 5,000 feligreses.

Fuente: ProtestanteDigital.com