Un nuevo Medio Oriente

La secretaria de Estado de EE.UU., Condoleezza Rice, llegó a Ramala, Cisjordania, luego de culminar en Israel su reunión con el primer ministro israelí, Ehud Olmert.

En su segundo día de misión diplomática en el Medio Oriente, Rice se reunió con el presidente palestino, Mahmoud Abbas.

Antes, en Israel, Rice había dicho que su objetivo era lograr una paz duradera y que era tiempo de “un nuevo Medio Oriente”. Afirmó que no tenía caso retornar meramente a la situación que existía antes de los últimos enfrentamientos en la frontera Líbano-israelí.

Por su parte, Olmert dejó claro que no habría un cambio inmediato en la ofensiva de Israel y prometió la respuesta más severa a los ataques de misiles de Hezbolá.

Olmert señaló que más de un millón y medio de israelíes tenían que vivir bajo la amenaza de los ataques de Hezbolá.

Este miércoles, Condoleezza Rice participará en Roma en una conferencia internacional con líderes occidentales y de Medio Oriente, para buscar una salida a la crisis.

Intensa batalla

En el frente militar, el ejército israelí ingresó, en medio de una intensa batalla, en el pueblo libanés de Bint Jbail, bastión de Hezbolá y considerado de importancia estratégica. Se cree que al menos cien combatientes de Hezbolá se han hecho fuertes en esa población.

Por otro lado, testigos dijeron que Hezbolá disparó una serie de misiles hacia el puerto de Haifa. No hay reportes inmediatos de víctimas.

Rice arribó el lunes a territorio israelí procedente de Líbano, donde mantuvo un encuentro no programado con el primer ministro de ese país, Fouad Siniora.

El premier libanés quiere que los israelíes acaten un alto el fuego inmediato. Rice expresó en Líbano que entre las precondiciones para un cese el fuego está la liberación de los dos soldados israelíes y el retiro de fuerzas de Hezbolá de la frontera sur del país.

Siete libaneses, entre ellos dos niños, murieron como resultado de un ataque aéreo en el pueblo de Nabatiyeh.

Unos 380 libaneses y cerca de 40 israelíes han muerto en 13 días de hostilidades, desde que Hezbolá capturó a dos soldados israelíes el pasado 12 de julio.

El máximo representante en ayuda humanitaria de la ONU, Jan Egeland, que había acusado a Israel de uso excesivo de la fuerza, criticó con dureza a Hezbolá por lo que llamó “la cobardía de mezclarse entre mujeres y niños”.

Ayuda humanitaria

Entretanto, Naciones Unidas pidió US$150 millones para Líbano para dar comida y resguardo a unos 800.000 civiles atrapados por el conflicto.

Estados Unidos anunció su propio paquete de ayuda por US$30 millones para aliviar el sufrimiento de cientos de miles de civiles.

Ehud Olmert dijo que Israel trabajaría con Estados Unidos para cubrir las necesidades humanitarias de la gente de Líbano.

Egeland aseguró que había pedido a Israel un corredor de seguridad con el fin de que barcos ingresaran a los puertos libaneses de Trípoli y Tiro.

La Unión Europea ya prometió una ayuda de US$12,6 millones.

————————

Otros incidentes del día

El Rey Abdullá de Arabia Saudita advirtió que las ofensivas militares israelíes en Líbano y Gaza podrían encender una guerra en toda la región. El monarca dijo que si la opción de la paz fracasa por la “arrogancia israelí” no quedaría otra opción que la guerra.

Buques estadounidenses empezarán dentro de poco a llevar ayuda humanitaria a Líbano para los centenares de miles de desplazados por los bombardeos israelíes.

Un vocero de las fuerzas israelíes dijo que durante toda la noche habían atacado blancos de Hezbolá en todo el sur de Líbano.

Fuerzas israelíes tomaron control de la población de Maroun al-Ras en el sur de Líbano.

Fuente BBCMundo.com