El maravilloso avivamiento de Azusa, pero no te fíes de lo que lees

Hace algunas horas viendo tras la vitrina los libros a la venta en una librería cristiana, saltó a mi vista el nombre “Azusa” y vino a mi mente el inicio del movimiento pentecostal en el mundo, por medio del predicador de raza negra “William J. Seymour”

Sin pensarlo dos veces lo pedí para leer acerca del contenido del libro y después de verificar que era relacionado con la historia del inicio del avivamiento pentecostal en la calle de Azusa, lo compré.

Las primeras páginas me han parecido muy interesantes por el contenido histórico del libro.

Sin embargo, conforme he avanzado en la lectura del mismo, y especialmente desde la intruducción me ha parecido extraño como el autor de la introducción, sutilmente relaciona aquel maravilloso avivamiento con movimientos religiosos babilónicos que nada tienen que ver con ello.

Posteriormente en la página 11 nuevamente se proporcionan datos, que de acuerdo al tema del libro, no tienen nada que ver. En mi libro hice una anotación “¿Serán importantes esos datos?”, porque me parece que no tienen nada que ver.

Y al llegar a la página 26, mis sospechas dejaron de ser sospechas, para confirmar lo que me temía, la “influencia babilónica en la edición y/o publicación del libro”, y es muy lamentable porque habla de un tema que marcó la historia de la “verdadera” Iglesia de Cristo. El autor de la introducción hace un llamado a la unidad ecuménica… que triste y lamentable llamado, que NO viene de Dios, sino del reino de las tinieblas, pero que sea el Señor quien lo(s) llame a entregarle cuentas…

Esa mezcla plasmada en el libro causan tristeza, pues no todos los cristianos a quienes llegue el libro, tienen la capacidad de distinguir entre lo santo y lo inmundo…

Atte.

Juan Antonio Vásquez
Guate-linda, febrero 2007