La iglesia evangélica está en acción en Chiapas y Tabasco

Son más los evangélicos que ayudan a los damnificados en los estados de Tabasco y Chiapas, que el propio Ejército y la Armada de México juntos, después de las catástrofes naturales de la semana pasada que han dejado miles de damnificados.

Unas 700 localidades de los 17 municipios de Tabasco resultaron damnificados por el desbordamiento de dos ríos. Un poblado desapareció por completo como consecuencia del derrumbe de parte de un cerro en el vecino estado de Chiapas.

De inmediato, las distintas denominaciones de ambos estados iniciaron diversas tareas de ayuda humanitaria, a pesar de que más del 80% de los templos en la capital de Tabasco se quedaron sumergidos en el agua, lo que provocó la inhabilitación de los mismos.

Miles de evangélicos acumulan en sus domicilios particulares, ropa, medicinas, alimentos, enseres, y lo utilizan como albergues temporales para las familias que resultaron dañadas.

En Chiapas, los pastores formaron brigadas de cientos de jóvenes para colaborar con las autoridades federales en apoyo a la población damnificada.

Estos estados del sureste del país son bastiones del movimiento evangélico, pues alrededor del 30% de sus pobladores pertenecen a algunas de las denominaciones evangélicas.

En el sureste de la República Mexicana, el crecimiento del evangelio ha sido contundente en los últimos 10 años. Tabasco y Chiapas destacan entre los demás estados del país, a pesar de la intolerancia y persecución religiosa.

La prensa nacional da cuenta de la habilitación de varios templos evangélicos en Tabasco que sirven como dormitorios para un número aproximado de mil familias, incluyendo niños, discapacitados y mujeres embarazadas.

Los ciudadanos evangélicos a la vez que prestan ayuda, testifica de su fe haciendo alusión al amor de Dios y al espíritu de servicio que demuestran las iglesias evangélicas.

En la Ciudad de México, los líderes de varias congregaciones han informado que canalizaran parte de la ayuda través del Ejército de Salvación, ya que cuentan con la experiencia necesaria para estos casos.

Esta organización ha puesto en marcha varias unidades de cocina móvil para dar comida caliente a los damnificados en localidades donde los afectados aún no encuentran lugares para pasar la noche.

Por su parte, la Sociedad Bíblica de México está destinando 50 mil ejemplares del Nuevo Testamento que serán incluidos en las bolsas de despensa que se reparten a la población civil, así como folletos con textos bíblicos.

APOYO JUR͍DICO

La Barra Nacional de Abogados Cristianos, que encabeza el licenciado Alfonso Farrera González, ya está en contacto con un grupo de contadores, litigantes y notarios públicos que apoyarán a todos aquellos que han perdido sus documentos personales.

También ofrecerá ayuda jurídica para los pastores y líderes que hayan perdido los registros de sus templos que los acreditan como centros de culto ante la Secretaría de Gobernación.

Al mismo tiempo, este Organismo no Gubernamental está levantando un censo que será entregado a la Dirección de Asuntos Religiosos, con el fin de que se tomen en cuenta los daños y se abra la posibilidad de recibir ayuda económica gubernamental federal para la reconstrucción de los templos que necesiten reparaciones.