Católicos encarcelan ilegalmente a evangélicos en Chiapas

El constante crecimiento del Evangelio en el mundo ha preocupado a ciertos líderes religiosos en varios paises, de manera que éstos han adoptado diversas estrategias para contrarrestar dicho crecimiento (por ejemplo en Brasil, México, China, etc.); Una estrategia para contrarestar el crecimiento del evangelio han sido las persecuciones. A pesar de las persecuciones en contra de la (verdadera) Iglesia, ésta sigue creciendo, pues está escrito:

Pero cuanto más los oprimían, más se multiplicaban y más se extendían, de manera que los egipcios llegaron a temer a los hijos de Israel. (Éxodo 1:12)

Porque también, aquellos que se oponen al Evangelio, más que atacar a las personas, están luchando en contra de Dios:

Y ahora os digo: Apartaos de estos hombres, y dejadlos; porque si este consejo o esta obra es de los hombres, se desvanecerá; mas si es de Dios, no la podréis destruir; no seáis tal vez hallados luchando contra Dios. (Hechos 5:38-39)

Les dejo “otra” noticia (tomada de ACPress.net), relacionada con la persecución en contra del Evangelio:

Ha sido necesaria la intervención de funcionarios estatales para la liberación de los indígenas en Amalia Avendaño/San Cristóbal de Las Casas, Chiapas ya que indígenas evangélicos de la comunidad Tzajaltetic fueron retenidos durante 20 horas por católicos tradicionalistas.

La causa fue la de siempre, debido a las diferencias que sostienen ambos grupos sobre las obligaciones de los evangélicos a tener que aportar dinero para las celebraciones católicas o simplemente por capricho de los indígenas católicos, ha denunciado la Organización de Pueblos Evangélicos de los Altos de Chiapas (OPEACH).

Los católicos demandaban que los evangélicos pagaran cinco mil pesos de “multa” para dejarlos marchar, pero finalmente se consiguió la liberación de los tzotziles después de varias horas de negociaciones en las que intervinieron funcionarios del gobierno chiapaneco.

Agustín Lunes Ramírez, Salvador Gómez Sántis y Mariano Gómez López, fueron apresados a las siete de la noche del domingo, en Tzajaltetic, exigiéndoles pagar quince mil pesos (cinco mil por cada uno), sin ningún motivo aparente, sino simplemente por profesar la fe evangélica. Al negarse a pagar esta cantidad de dinero fueron trasladados a la cárcel municipal.

Conocidos los hechos, se celebró una reunión con funcionarios de la subsecretaría de Asuntos Religiosos y de la delegación de la secretaría de gobierno para resolver el conflicto y finalmente los evangélicos fueron sacados de la cárcel a las tres de la tarde.