Manifestaciones pací­ficas en Chiapas por cierre de 8 radios cristianas

México, San Cristóbal de Las Casas, Unos tres mil evangélicos marcharon por esta ciudad para protestar por el cierre de ocho estaciones de radio cristianas en los días recientes y exigir el cese de la medida que lleva a cabo el gobierno federal.

El dirigente de la organización Alas de Águila, Esdras Alonso González, dijo que el secretario de gobierno de Chiapas, Noé Castañón León, habló por teléfono poco antes de la movilización para informarle que por intervención del gobernador Juan Sabines Guerrero se habían suspendido los operativos para desmantelar las radiodifusoras y que en los próximos días se establecerá una mesa de diálogo con la autoridad federal para tratar de resolver el problema.

Los evangélicos entraron al centro de la ciudad en tres marchas que comenzaron a las 17 horas en puntos diferentes, encabezados por miembros del Ejército de Dios, organización evangélica, social y política con estructura y uniformes tipo militar, pero sin armas.

Con cánticos pintas en sus vehículos y pancartas como “AFI: en materia de inseguridad, el evangelio es más seguro” y “alto a los operativos de la AFI contra las radios cristianas”, recorrieron las calles hasta llegar casi simultáneamente a la plaza catedral que se ubica en el centro de San Cristóbal, ya oscureciendo.

Manifestaron que presentarán demandas penales “por el abuso de autoridad y el exceso de la fuerza pública y la violación de nuestros derechos humanos, durante el desmantelamiento de las (ocho) emisoras”. Demandaron que se finque responsabilidad legal a los funcionarios y policías responsables y la devolución de los equipos.

Ahí, los dirigentes exigieron a las autoridades federales que “no privilegien los intereses del monopolio radiofónico chiapaneco por encima de los intereses de las mayorías”, al tiempo que pidieron a los legisladores de la República “que trabajen sobre la reforma de ley de radio y comunicación para que se ponga en práctica la libertad de expresión” que indica la Constitución.

“Dejen de ver al pueblo evangélico como delincuencia organizada porque no pedimos tolerancia, exigimos libertad religiosa”, aseveraron, al insistir en que las radiodifusoras cristianas “promueven los valores que fomentan la unidad familiar y, por consiguiente la convivencia social”.