Católicos siguen cometiendo abusos contra familias evangélicas

Primero les cortaron la luz a las familias evangélicas. Ahora, cuando las autoridades han decidido hacer justicia, intentan evitar como sea el retorno a la normalidad.Habitantes de la comunidad de Nachig, municipio de Zinacantán, han retenido a Manuel de la Cruz, síndico del ayuntamiento, y a Francisco Gómez Pérez, dirigente local del PRD, en protesta porque los funcionarios permitieron la reconexión del servicio de energía eléctrica a las familias evangélicas.

Desde hace varios meses, en esa y otras comunidades de Zinacantán “gobernado por el PRD” los católicos tradicionalistas cortaron los servicios de agua y luz a los evangélicos con el argumento de que se niegan a pagar las cooperaciones comunitarias (dedicados a fiestas católicas) y aceptar cargos religiosos tradicionales.

Fuentes oficiales han informado que cuando detuvieron al síndico, los inconformes volcaron una patrulla de la policía y el vehículo en que se transportaba el funcionario, quien la madrugada de este viernes fue liberado con la condición de que fuera por el edil Antonio Conde Vázquez.

ASAMBLEAS DE LA LOCALIDAD
Han explicado que se había realizado una asamblea en la comunidad, en la cual el alcalde Conde Vázquez presionó a los católicos (correligionarios suyos) para que reconectaran el servicio de energía eléctrica a las 32 familias evangélicas.

Incluso, ante la renuencia de los tradicionalistas, Conde Vázquez amenazó con detener a 17 pobladores, cuyos nombres leyó en la asamblea.

El sábado, un día después, el alcalde llegó a la comunidad con otros miembros del ayuntamiento y varios trabajadores para reconectar la luz en los 32 domicilios.

Esto molestó a los nativos, quienes argumentaron que si el edil se iba a imponer, que el ayuntamiento se hiciera cargo de todos los servicios en la comunidad, por lo que decidieron que los patronatos de agua y luz y los policías dejaron de trabajar; sólo el agente municipal se mantuvo en su puesto.

Este jueves, los habitantes de Nachig, ubicada a 15 kilómetros de San Cristóbal, realizaron una asamblea convocada por el alcalde, quien no asistió. Los tradicionalistas lo cuestionaron y dijeron que no tiene por qué llegar a darles órdenes, por lo que acordaron suspender nuevamente el servicio de energía a los evangélicos.

A las 22 horas los católicos ya habían cortado la luz a cinco familias y retenido y golpeado al síndico y al dirigente municipal del PRD, pero tuvieron que suspender las acciones debido a que hubo disturbios. Desde entonces las partes están una tregua.

LOS ABUSOS NO CESAN
El goteo noticias que afectan a la libertad de los evangélicos en la región mexicana de Chiapas es incesante. Son varias las aldeas en las que se margina a las familias evangélicas que se niegan a participar en los ritos católicos, y hay casos en los que incluso se ha denegado a estas familias el acceso a alimentos, como ha sucedido recientemente en La Trinitaria.

La noticia fue tomada de ACPress.net, fuente: La Jornada