La Europa que aún persigue cristianos

Los países europeos de reciente creación que pertenecieron a la URSS siguen dificultando la práctica del cristianismo. Así lo ha recordado el 10º Foro Europeo de Libertad Religiosa, que como realiza cada año, dibujó un mapa del continente y analizó cual es el estado de salud de la libertad Religiosa.

Nuevamente se pudo constatar que a pesar del tiempo transcurrido y de los cambios políticos de las antiguas repúblicas soviéticas, en algunos nuevos Estados todavía no se ha asumido una auténtica y efectiva protección del derecho a la libertad religiosa por parte de sus mandatarios.  Países como Bielorrusia o Azerbaiján son un triste ejemplo de restricción y también persecución a los cristianos.

CONTROL AUTORITARIO EN BIELORRUSIA
Desde hace un lustro, el Foro ha denunciado la situación en Bielorrusia. El informe de este año explica que “nada se ha avanzado en cuanto a la libertad religiosa y se  sigue prohibiendo y sancionando penalmente la práctica del culto y de las actividades de las iglesias,  si se carece del previo registro otorgado por el Gobierno”.

El problema para los evangélicos reside en que  el Gobierno establece “requisitos muy restrictivos para registrar a las entidades religiosas”.  Además, sigue estando prohibida – con sanciones penales – la distribución de literatura, el testimonio público de la fe e incluso el uso de los medios de comunicación con fines religiosos.

Se informa además de que  se está prohibiendo a presos políticos y comunes la posibilidad de acceder a literatura religiosa y la visita de pastores,  aún en los casos de estar condenados a muerte, condena que sólo les comunican minutos antes de proceder a la ejecución.

ARZEBAIJAN: FALSA LIBERTAD
En cuanto a Arzebaiján, el informe resalta cómo  el país ha intentado venderse en el último Festival de Eurovisión como “un país moderno, que respeta los derechos humanos y en especial la libertad religiosa”. Pero la realidad es “totalmente opuesta” a esta idílica imagen.

Así se comprueba al revisar las leyes de la República, que al igual que en Bielorrusia, requiere que todas las entidades religiosas se registren en el Comité de Estado para el Trabajo con Asociaciones Religiosos (SCWRA). Sin dicho registro, no se puede operar legalmente, realizar servicios religiosos o recaudar fondos.

Así, aunque la Constitución declara el derecho de cada individuo a practicar libremente su religión y afirma que el gobierno no debe inmiscuirse en la práctica de la misma,  la persecución se ejecuta desde la Administración, dificultando de la inscripción de las entidades religiosas. Este registro se hizo obligatorio a partir del año 2009, tanto para nuevas entidades como para aquellas que ya tenían permiso legal.

De esta forma muchas iglesias y entidades religiosas consolidadas han sido “cortadas” del país.  Se han visto afectadas principalmente algunas entidades protestantes. La nueva ley también prohíbe el registro de iglesias de extranjeros y se niegan visados de entrada a ministros de culto extranjeros, así como la entrada de material religioso proveniente de fuera del país.

PERSECUCIÓN A PASTORES
Lo más preocupante en Azerbaiján es las detenciones realizadas a líderes de grupos cristianos en los últimos años por parte de la policía y otras autoridades públicas.  Tres pastores fueron llevados a prisión con falsos cargos,  ya que no pueden permanecer en la prisión en motivos religiosos, habiendo advertido que “tienen mil maneras de encarcelar a una persona sin referirse a motivo religioso alguno”.

Uno de los pastores fue acusado falsamente de pegar a cinco policías y los otros dos de tenencia ilícita de armas. Uno de ellos tenía un arma de hace 130 años que no funcionaba y el otro no tenía ninguna y se las “colocó” la misma policía, denuncia el informe del Foro.

Los medios públicos de comunicación, todos ellos fuertemente controlados por el gobierno, emiten frecuentemente programas con información tergiversada para difamar a los cristianos, a quienes se les deniega con frecuencia la expedición de documentos básicos.

FAMILIAS E IGLESIAS EN PELIGRO
No sólo los líderes sufren esta persecución. Cuenta el informe que  a una familia cristiana se le ha negado una partida de nacimiento de su hijo por haberle puesto un nombre cristiano.

Por otra parte,  un Juzgado de Bakú ha ordenado la clausura de la Iglesia Protestante Gracia Mayor.  El gerente de proyectos de Russian Ministries, Wade Kusack, cuenta que a esta iglesia “le negaron el proceso para volverse a registrar por una razón que no está clara. La corte se llevó a cabo sin que haya un representante de la defensa presente. Se ha apelado dicha decisión, por lo que la iglesia permanece abierta”.

Sin embargo, Kusack indica que  los miembros de la iglesia corren peligro cada vez que se reúnen.  “Bajo esta ley, se trataría de una actividad religiosa ilegal y estas personas podrían ser arrestadas, multadas e incluso encarceladas de dos a cuatro años, simplemente por reunirse a orar juntos”.

LAICISMO EN EUROPA
En el Foro se ha tratado también el caso de otros países que, a pesar de tener una mayor trayectoria democrática están mostrando aspectos preocupantes para la práctica de la libertad religiosa.  Además de los casos de España e Italia,  se presentaron los  problemas en Reino Unido y Holanda, donde la implantación de una “visión laicista beligerante está privando a los cristianos de poder manifestar públicamente su fe y su opinión en cuanto a temas sensibles relacionados con la homosexualidad y el matrimonio gay”.

Fuente: protestanteDigital.com