Amenazan con colgar a evangélicos si no cooperan con las fiestas católicas

De nuevo una noticia de la persecución -inquisición- del catolicismo en contra del Evangelio en México, en donde nuestros hermanos son amenazados de muerte sino cooperan con las fiestas paganas en Chiapas:

La Barra Nacional de Abogados Cristianos de México (BNAC) denunció actos graves de intolerancia religiosa contra dos familias que profesan ese credo en Iyotzingo, Olinalá, a quienes les cortaron el suministro de agua potable y energía léctrica, a pesar de haber pagado sus recibos, porque se negaron a participar en actividades de fiestas católicas de la población.

El portavoz de BNAC, Jorge García Jiménez, afirmó que el alcalde de Olinalá, Héctor Romeo Torres Ortega, y el comisario Margarito Zeferino Rodríguez, han aprobado estos actos, los cuales, señaló, son una violación a los derechos humanos de ambas familias.

Relató que las familias Cabañas Pérez y Cabañas Reyes han sido acosadas y amenazadas desde 2006, cuando el ex comisario Félix Mancilla Pantaleón les advirtió que los iba encarcelar e incluso expulsar de la comunidad por profesar la religión cristiana evangélica.

En 2007 el siguiente comisario municipal, Juan Patrono Barrera “los obligaba a cooperar para las fiestas patronales so pena de privarlos del suministro del servicio eléctrico”.

Indicó que hace unas semanas el actual comisario, con personas de la misma población, decidió cortarles ambos servicios públicos y se han negado a reinstalarlos hasta que cumplan con los usos y costumbres de la comunidad, a pesar de que explicaron que su religión se los impide.

Denunció que los pobladores los amenazaron con colgarlos por sus creencias religiosas si no obedecían los mandatos de las autoridades municipales.

El presidente municipal Héctor Romeo Torres Ortega tiene conocimiento de estos actos de intolerancia y no ha hecho nada al respecto, incluso el síndico procurador, Julio Jiménez Barrera, favoreció la conducta de los funcionarios, según la BNAC, por lo que han solicitado la intervención de la Subsecretaría de Asuntos Religiosos y del gobernador Zeferino Torreblanca, ya que este tipo de actos ya han ocurrido con anterioridad en otras partes del estado, como fue en Chiepetlán, Tlapa, hace más de un año.

Fuente: ACPress.net