El Ecumenismo, Eugene Nida y el método de Equivalencia Dinámica

Eugene A. Nida es el padre de la teoría de la equivalencia dinámica en la traducción de la Biblia.

Se graduó Summa Cum Laude en la Universidad de California en 1936. Después de graduarse asistió al Campamento Wycliffe, donde se enseñaban las teorías de traducción de la Biblia. Sirvió durante un corto periodo de tiempo entre los indios Tarahumara en México hasta que se vio obligado a marcharse debido a los problemas de salud ocasionados por una mala alimentación y las elevadas altitudes. En algún momento de este periodo, Nida se convirtió en un miembro fundador de los Wycliffe Bible Translators, una organización hermana del Summer Institute of Linguistics.

En 1937, Nida retomó sus estudios en la Universidad del Sur de California, donde realizó en 1939 un Máster en el griego del Nuevo Testamento. A pesar de su origen conservador, en los años siguientes Nida fue derivándose cada vez más hacia el ecumenismo y al Nuevo Evangelio.[1]

TRAYECTORIA PROFESIONAL

En 1943 Nida comenzó a trabajar como lingüista con la American Bible Society. Ascendió rápidamente a Ayudante de Secretario de versiones y después trabajó como Secretario Ejecutivo para las Traducciones hasta que se jubiló.

Nida fue clave para organizar los esfuerzos conjuntos de el Vaticano y las Sociedades Bíblicas Unidas (UBS) para producir Biblias interconfesionales en traducciones por todo el mundo. Este trabajo comenzó en 1968 y fue llevado a cabo de acuerdo con el principio de traducción de la Equivalencia Funcional de Nida.

TEORÍAS LINGÜÍSTICAS Y DE TRADUCCIÓN

Su contribución más notable, y la más controvertida, a la teoría de la traducción, es la Equivalencia Dinámica, también conocida como Equivalencia Funcional. El objetivo de este enfoque traductológico es reproducir la intención del texto original en la traducción, en vez de limitarse a reproducir palabra por palabra el original.

La teoría de la Equivalencia dinámica de Nida se contrasta con las posiciones de los filólogos que mantienen que se puede entender el texto fuente evaluando la interacción de las palabras en la página y que el significado está contenido en el propio texto (es decir, una traducción más enfocada hacia la equivalencia semántica).

REFERENCIAS

[1] George, Calvin. The History of the Reina-Valera 1960 Spanish Bible, Morris Publishing, 2004, p. 100